Colectivos de comunicación del Nudo de Paramillo trabajan por mostrar una cara más positiva de sus regiones. Buscan historias que inspiren y motiven a otros a seguir trabajando por la paz.

Por Rafael Alonso Mayo

Cansados de ver como en los medios de comunicación solo aparecen noticias sobre violencia y conflicto armado en el Norte, Bajo Cauca antioqueño y el sur de Córdoba, un grupo de jóvenes reporteros trabaja diariamente por mostrar una cara más amable de sus regiones, un rostro más optimista de una zona donde también abunda gente cordial y trabajadora que anhela la paz y se esfuerza diariamente por conseguirla.  

Son los jóvenes periodistas de NP Noticias, de la Agencia Red de Comunicaciones, quienes apoyados por el Programa Colombia Responde, recorren los municipios del Nudo de Paramillo buscando historias que inspiran y motivan a otros a seguir trabajando por su región.

Durante las emisiones, que se actualizan todos los miércoles y sábados a través del canal de videos You Tube y se transmiten en varios canales comunitarios de la región, se pueden conocer las historias de mujeres que crean proyectos productivos en Ituango; los esfuerzos de las asociaciones cacaoteras para mejorar la producción de cacao; el trabajo de los campesinos de El Bagre por tener una producción de peces libres de mercurio; y el interés de organizaciones comunitarias de Cáceres para crear alianzas y arreglar las vías de su pueblo, entre muchas otras.

“Son historias ejemplares, acciones que permiten proyectar en el país una imagen diferente de lo que es Córdoba, Bajo Cauca antioqueño y el norte de Antioquia”, explica Deiver Conde Mesa, joven periodista oriundo del municipio de Montelíbano, quien desde hace cuatro meses ejerce como director del noticiero.

“Nosotros tratamos de resaltar las notas positivas de la región y lo mejor de nuestro pueblo”, complementa Jhon Jader Molina, artista y cantante de Caucasia quien trabaja como reportero y camarógrafo.

En este espacio está concentrado el esfuerzo de los colectivos de comunicación de todos los municipios de la zona, que asociados a la Agencia Red Comunicaciones envían información permanente para nutrir cada emisión. Muchos de los jóvenes de los colectivos, explica Deiver, son empíricos pero apasionados por las comunicaciones, oficio que han ido aprendiendo en la marcha con un fuerte énfasis en temas relacionados con el posconflicto. “Con este proyecto se quiere formar jóvenes en las zonas donde se vivió el conflicto para que sean sus mismos habitantes los que cuenten sus historias”, apunta el joven director.

Para Jhon Jader el proyecto de los colectivos de comunicación le ha quitado muchos jóvenes a la guerra y esto ha ayudado a disminuir el conflicto. “Muchos de ellos han desviado los caminos de la perdición por coger una cámara, por coger un esfero, un micrófono y aportar a la paz de esta región”, apunta.

Deiver añade que muchos de estos jóvenes trabajan por primera vez en un medio de comunicación y gracias a su motivación siempre están dispuestos a aprender y a dejarse instruir. “Para ellos ha sido una gran experiencia, muchos, incluso, ya han empezado a ser referentes en sus municipios y algunos hasta han llegado a ser jefes de prensa en las alcaldías de sus municipios”.